Cine Críticas

¿Es Infinity War una de las mejores películas de este año?

La respuesta a esa pregunta es un SÍ en toda regla.

Esta, obviamente, es mi opinión, y aunque no por eso se debe tomar como la realidad absoluta, es un hecho que la nueva película de Los Vengadores (que cada vez hay más héroes), es una obra de arte.

Pero, ¿a quién le sorprende? Si tenemos en cuenta que la película es de Marvel, era obvio que en las butacas del cine esta película superaría nuestras expectativas. Al fin y al cabo, Marvel no es como su enorme rival DC, la compañía que hizo Linterna Verde… ¡Ugh! Ahora es cuando le agradezco a Ryan Reynolds haberse pasado a Marvel para hacer de Deadpool.

¡Bien! Aquí es donde te digo que, si no has visto Infinity War, cierres la página y te vayas a comprar lo que tu madre posiblemente te ha mandado, porque empiezan los SPOILERS. Intentaré hacer los menos posibles, por supuesto.

La historia empieza con un caos importante. Thanos (Josh Brolin), el villano más villano de esta película, asesina a un personaje importante (no quiero decir mucho más, pero al menos ya sabéis que hay nuevo cadáver), y es en ese momento cuando Thor (Chris Hemsworth) da su primer grito de “¡Thanos, me cago en toda tu estampa!”. El dios nórdico está capturado por los esbirros del villano, y mira desesperado cómo Thanos le dice a su hermano Loki (Tom Hiddleston) que le dé la piedra que él posee, o se carga a Thor, y entonces, Loki… Lo que pasa después será un misterio para vosotros, pero lo único que diré es que, unos minutos después, solté un “¡¿PERO QUÉ DICES?!” bien hermoso y horrible a la vez.

Después de esas escenas oscuras (pero mucho), la sala se inunda de un poco más de color. Porque, todo sea dicho, una de las cosas que más me gustan de las películas de Marvel es su capacidad para cambiar de escenarios sin bajar su nivel de perfección.

A lo largo de la película, veréis una gran barbaridad de héroes y, mis favoritos, ¡los guardianes de la galaxia! Este grupo que se ha ganado el corazón de todos los fans de Marvel gracias a las personalidades de sus personajes, la EXCELENTE banda sonora y sus historias con el punto exacto de acción, drama y comedia, salen en la película siendo totalmente ellos. Con un Groot ya adolescente, un Drax “invisible” y un Star Lord que está a un sándwich de ponerse gordo, la película da un cambio muy interesante. Además, “chocan” con el que podría ser el hijo de un ángel y un pirata, con músculos de hierro y una belleza muy propia de un dios, que llama la atención de Gamora (lo cual no me sorprendió en absoluto), conectando más a todos los personajes.

Pero, el caso es que no por ser más, se es mejor. A veces funciona, y a veces no hace un carajo y medio. La lucha contra Thanos es digna de querer arrancarse el pelo a mechones y morder las uñas de quien sea que esté a tu lado. Vives en tensión durante gran parte de la película, ríes, sufres, no entiendes el sentido de tu vida, y deseas que el señor Stark no te deje ir. ¡Maldita sea, señor Stark, no me deje ir igual que él!

En conclusión: recomiendo ver Infinity War más que comer pizza o ducharte después de hacer ejercicio (¿no haces? no te preocupes, yo tampoco), porque es una gran película.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.